Por Julieta Pamo Rabaje | Growth Marketing Manager, Ukelele Growth Marketing. 

 El Growth marketing es un nuevo enfoque del marketing digital que propone ciertas claves de innovación frente al marketing tradicional. Trae consigo un nuevo mindset basado en la experimentación y el testeo continuo. Gracias a esto, permite afrontar esta nueva realidad que se asoma, caracterizada por la hiper competencia, los cambios vertiginosos y un consumidor empoderado y exigente. ¿Lo mejor? Lo hace bajo la premisa de la agilidad, la rentabilidad, la co-creación y los datos. 

  Es incorporar flexibilidad y foco en los resultados, en las métricas que realmente tienen impacto en el crecimiento a largo plazo del negocio. Por ejemplo el Customer Lifetime Value, la tasa de recompra, o cómo está conformada nuestra audiencia en base a técnicas de RFM (Recency, Frequency and Money) 

Para dar el gran paso de un traditional mindset a un growth mindset, es necesario ajustar las dinámicas de trabajo.  

¿Qué es importante y sobre cuáles tenemos que trabajar?  

  • Agilidad 
  • Flexibilidad 
  • Dinamismo  
  • Creatividad 

   Asimismo, el Growth acentúa la importancia de incorporar tecnología y probar nuevas herramientas constantemente. Innovar, automatizar y escalar estrategias para incrementar las cifras y superar a la competencia. ¿Cómo? Nada de esto puede ser posible sin tecnología, machine learning e inteligencia artificial que automatice procesos y nos permita ganar velocidad y escalar resultados cada vez más rápido 

  De acuerdo al reporte sobre el e-commerce global publicado por la empresa norteamericana de investigación eMarketer, durante 2020 el comercio electrónico mundial facturó un total de 4,2 billones de dólares, es decir, un 27,6% más que el año anterior e incluso superior al 16,5% que tímidamente pronosticaba dicha empresa a mediados del año pasado. En un contexto donde hay un significativo crecimiento de los negocios, se vuelve esencial el uso de la analítica para hacer inversiones eficientes y rentables.  

  La Cámara Argentina de Comercio Electrónico (CACE) asegura en su informe que, durante 2020, el e-commerce del país facturó un total de 905.143 millones de pesos. Esto representa un incremento del 124% respecto al año pasado1. Sólo a través del análisis de data y tecnología se puede pronosticar la demanda y planificar la innovación integrando tendencias de comportamiento más centradas en el consumidor. La clave está en elegir la tecnología correcta para el negocio, poder exprimir al máximo esas funcionalidades y agregar la visión y la optimización de expertos que aseguren que esos modelos de comportamiento estén regulados por humanos para afianzar el crecimiento. 

 Por eso, las formas de organización que conocíamos hasta ahora, empiezan a mostrar fallas ante la necesidad de adaptarse a la velocidad de transformación del consumo, el usuario y sus necesidades. No obstante, a través de metodologías ágiles, podemos pensar en nuevas formas de trabajar y construir equipos. La tendencia está en generar un mindset de trabajo y organización cada vez más horizontal, con equipos multidisciplinarios para abordar proyectos y problemas de distinta índole. 

El growth mindset crea una pasión por el conocimiento y el crecimiento constante. .Actualmente, las organizaciones están utilizando prácticas ágiles, pero todavía están madurando (41%), experimentando con prácticas ágiles (19%) y considerando una iniciativa agil (18%).2  

 La primera premisa que tienen que considerar los líderes de equipo en este contexto es definir el qué, dejando autonomía hacia el equipo para que el mismo pueda definir el cómo. Esta modalidad permitirá tener un equipo enfocado en un norte muy precisopero con mayor libertad para establecer qué camino recorrer priorizando el aprendizaje y la experimentación continua. El growth mindset implica modelos de trabajo que no se rigen por estructuras jerárquicas sino por equipos interdisciplinarios y colaboración cruzada. 

   Los Growth Teams se caracterizan por ser: versátiles, multidisciplinarios, impulsados por datos, experimentadores por naturaleza y con adaptación constante. El 70% de los equipos que adoptaron este mindset destacaron una mejoría en su eficiencia a través del fomento de la habilidad para gestionar prioridades cambiantes3

   Es por eso que cada vez más organizaciones implementan modelos horizontales y flexibles de trabajo que descentralizan la toma de decisiones. El tener y desarrollar una mentalidad de crecimiento en la organización, hace que esta y sus integrantes mejoren tanto individualmente como en equipo. Logrando no solo un beneficio interno, sino un mejor trato con los clientes, sobresalir entre la competencia, un aumento de las ventas y fidelización con la marca

La mentalidad de crecimiento, es decir, el growth mindset, consiste en tener la conciencia de que la inteligencia no es fija y que con un aprendizaje diario y el interés de tener nuevos retos se logra preparar el terreno para cumplir metas y alcanzar logros. 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here