En una entretenida conversación Andrés Hatum nos presenta su último libro Infierno. Líderes y organizaciones que matan, con la necesidad de compartir su crítica a liderazgos tóxicos. 

Por Paola Albornoz 

Hablemos de Infierno. Líderes y organizaciones que matan, tu último libro, que hace referencia a esos lideres que nadie quiere tener pero que en muchos contextos son los más buscados ¿Cómo fue el proceso para analizar estos perfiles? 

Para poder escribir algún libro( tengo 15). Antes empiezo a caminar, viajar, ahora que estoy encerrado (por pandemia) estoy desesperado trato de que las ideas decanten, detrás de cada libro siempre hay un marco conceptual, no es que hablas de cualquier cosa…sino que tratas de que la lectura sea simple y fácil. Yo inicié con esto del liderazgo con el libro El Anti-líder Infierno. Líderes y organizaciones que matan, es una especie de secuela, pero que también incluye lideres históricos, y contexto social donde vivimos. 

En los 15 libros escritos por Hatum destacan también El Anti-Líder y Carreras extraordinarias para gente común. 

¿Por qué ha sido tan necesario exponer estos liderazgos en la actualidad?  

Porque son una basura, te hacen la vida imposible y te terminan matando. El titulo no es muy sutil, dice Infierno. Líderes y organizaciones que matan. De hecho, uno de mis editores me dijo que la palabra matar era muy fuerte, pero insisto que ellos (los líderes) terminan matando las organizaciones. Y es importante exponerlos porque la basura organizacional necesita una buena descripción y buen análisis, que la gente entienda quién está trabajando y quién está liderando, para evitar morir en el intento, son muy dañinos entonces es un lindo laburo. El libro es la vida misma.  

Hay una frase popular “la gente no renuncia a los trabajos sino a los malos jefes” y justamente este libro nos muestra la cara oscura a lo que asociamos con características de liderazgo ¿Hacia dónde está cambiando el liderazgo? 

La pandemia generó un cambio en ese sentido, es cierto que si agarras cualquier encuesta y le preguntas a la gente ¿qué te atrae de un trabajo o por qué te vas? la respuesta no es por el dinero sino por el jefe que te hizo la vida imposible, llegaste a tu techo… y capaz que te vas bien o pones una bomba y dices de todo. La pandemia expuso a esos líderes que estaban acostumbrados a controlar en la oficina, porque les encanta el lugar del ruido, de poder, de pasillo, se tuvieron que reconvertir a ser líderes que lideran a la distancia y que en vez de controlar tienen que confiar, lo cual un líder infernal eso no te lo va a hacer, lo más probable es que desaparezca y yo creo que eso es positivo de la pandemia porque esos lideres tienden a desaparecer.  

Lee la nota Andrés Hatum, cambiando paradigmas sin corrección política

Hay un fragmento del libro que explica que en momentos de incertidumbre hay lideres psicópatas que aparecen, se apropian y expanden su poder… ¿por qué se hacen tan populares estos líderes?  

No solamente los psicópatas, los manipuladores y los que te venden esa ilusión de la nada… y se hacen populares porque tienen carisma y manipulan bien. Son líderes bomberos que vienen a apagar incendios y la gente no dice nada, a nivel país pasa lo mismo. Los países están liderados por estos perfiles. Los países mejores liderados fueron por mujeres y no por hombres. Los que venían con autoritarismos se exacerbaron y otros se convirtieron en autoritarios. Esto pasa no solo en organizaciones sino en todos lados.  

En tu libro vemos líderes hombres, en una sociedad donde sólo el 18% de las mujeres están en una posición de liderazgo dentro de las organizaciones ¿crees que la historia del libro sería distinta si estas cifras cambiaran? 

No habría libro. Hay un libro de Tomás Chamorro que se llama ¿Por qué tantos hombres incompetentes se convierten en líderes? El hombre tiene una tendencia a ser mas psicópata que las mujeres… evidentemente el impacto del hombre es que quiere poder, que va a ir con todo… entonces la historia seria completamente distinta si nos lideraran mujeres. 

En una entrevista comentabas de líderes que se visten de corderos, con carisma que los convierte en psicópatas escondidos. ¿Cómo detéctanos al líder carismático psicópata? 

Es muy difícil darse cuenta porque tienen la capacidad de manipular… estos lideres que yo te conté, que manipulan son psicópatas con características de gente buena pero que son un horror detrás.  Son muy inteligentes y saben entrar en una aventura emocional tuya…hoy ves a Hitler y dices:  pero ¿cómo los que firmaron el pacto de Múnich se dejaron engañar?  

Lo bueno está en darse cuenta dónde está el proceso de manipulación, que pasa detrás, que tipo de generosidad tiene, así apunta más bien al de todos o al bien propio, ahí te das cuenta qué tipo de líder tienes adelante.  

La pandemia vino a exponer muchos liderazgos tóxicos en las relaciones organizaciones-personas sobre todo porque la línea entre vida personal-laboral desapareció, las frases ponerse la camiseta, dar la milla extra comenzó a ser una especie de estándar, mientras que, por otro lado, la gente se replanteaba su propósito en la vida y cómo lo alineaba al de las organizaciones. ¿Cuáles son los tipos de liderazgo que desaparecerán en este mundo post pandemia? 

Hay algunos líderes que quedaron muy expuestos, Zoom arruinó mucha gente, los bestiales, cortoplacistas y lentos, esos son los que tienden a desaparecer. Los bestiales porque la gente necesita píldoras de humanidad… los cortoplacistas en particular Argentina es así, que pasa hoy y mañana, esos necesitaron un momento de reflexión y no lo tuvieron… y los lentos los que no vieron venir la ola y fueron arrasados.  

Antes de la pandemia los jefes decían en casa no hay trabajo y esos tuvieron que hacerlo… ahora las personas quieren trabajar en una mezcla entre casa y oficina, eso te cambia completamente la dinámica. Vamos logrando un equilibrio. Ciertas consecuencias nos adelantaron 7 o 10 años en tendencias que se venían del mercado.  

Hablando de tendencias… ¿Qué prácticas has visto que impulsen liderazgos positivos?  

Yo pude observar en los líderes durante la pandemia… por lo menos primero sobrevivir como lideres. Ya eso es importante. Hay competencias que se asentaron a nivel profesional en general. Capacidad de adaptación, creatividad, posibilidad de aprender, desaprender y gestión de incertidumbre y miedo, los líderes no están acostumbrados…. Se tuvieron que meter en lo personal de sus equipos. Tuvieron que aprender a escuchar, a comunicar sin mentir, porque en momentos de incertidumbre si el líder no comunica de forma transparente, no te creen, y cuando pierdes credibilidad en la incertidumbre, desapareces como líder.  

Escucha el podcast de Hatum Carreras extraordinarias para gente común 

Así como Dante bajo al infierno para subir al cielo ¿Es posible revertir estos liderazgos en las organizaciones o la mejor decisión es salir de ellas? 

Hay dos niveles de análisis, el primero es el nivel de la persona que sufre al líder infernal y las organizaciones que contratan a líderes infernales y lo saben. La organización sabe, el accionista sabe qué clase de líder tiene ahí. Y si dejó que un líder infernal sea líder, que una bestia domine la organización, es por algo, es porque quiere resultados. Ahora esos resultados de corto plazo te hunden en el largo plazo.  

Latinoamérica en general, donde el mercado laboral es muy difícil y donde está estancado, cambiar de trabajo no es fácil. Entonces yo te puedo decir, si tienes un líder psicópata, ándate claro, pero vives en un país donde el mercado laboral está estancado hace diez años ¿cómo haces? Bueno. Aprender a sobrevivirlo es una parte de las competencias personas que uno tiene que desarrollar.  

Eres referente para otras generaciones de líderes desde las aulas… hace poco hablábamos de estas tendencias para los trabajos del futuro y me llama mucho la atención conocer cuál fue ese salto de exponencialidad en tu carrera y si lo puedes asociar a una decisión o momento específico.  

Nunca me analicé de esa forma… yo hago lo que me encanta y me apasiona. Tengo esa vocación docente… me acuerdo cuando era chico, estaba en 5to grado, la maestra de primer grado faltó y me metí en el aula a darle clase a los chicos, vino una directora y me echó a patadas por supuesto (risas)… y yo dije yo quiero ser maestro.  

En el país donde vivimos, en Argentina, ser maestro es un poco difícil proyectarte. Entonces le di una vuelta, dije voy a ser profesor y voy a ser profesor de posgrado…  amo lo que hago.  

¿Cuáles son tus consejos para escapar o para quedarnos lejos del infierno de las organizaciones?  

La vida organizacional puede ser maravillosa, ahí es donde encontramos el desarrollo de personas, profesional y construcción de mentores… siempre le digo a mis alumnos que quieren emprender que pueden hacerlo, pero que sepan que deben tener un espíritu e ideas coherente. Hay algunas organizaciones maravillosas que son escuelas y te dan todo. Entonces no hay que escaparle a la organización. Yo te diría, voy a aprender, voy a estar un tiempo, pero también tener un jefe malo o un infierno delante de ti te da la posibilidad de mirar la organización con una lateralidad increíble porque dices yo tengo que escaparme ¿cómo me muevo internamente? ¿cómo hago para tener mi network hacia arriba porque mi jefe me tapa? Te da cintura política, hay que tratar de aprovechar esas situaciones también. 

ANDRÉS HATÚM| Profesor en Management y Organización en la Escuela de Negocios, Universidad Torcuato Di Tella y Autor

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here