jueves 22 octubre 2020

Suscribete ahora

Mateo Salvatto: “la tecnología es la herramienta igualadora más poderosa que existe”

El emprendedor argentino que a sus 21 años es Campeón Internacional de Robótica, Director de Innovación en Escuelas ORT y CEO de su propia empresa de tecnología dedicada al desarrollo de proyectos inclusivos.

Gracias al éxito de su aplicación “Háblalo”, un desarrollo para ayudar a las personas con discapacidad auditiva, ha podido impactar las vidas de muchas personas, desde sus alumnos hasta las personas que hoy tienen la posibilidad de acceder a un trabajo utilizando su app.


Vemos mucho acerca de ti en los medios de comunicación, sobre lo que has logrado a tu corta edad, pero ¿Qué es eso que quieres contar y que tal vez nunca te preguntaron? ¿O eso que no aparece en las redes sociales?

Sinceramente, fuera de los aspectos estrictamente personales, hay poco de mí que no aparezca en las redes sociales, ya que comparto casi toda mi vida por ahí. De todas formas, hay ciertos aspectos que la gente no siempre tiende a identificar conmigo.

Tengo una pasión impresionante con la música. No puedo pasar un día sin escuchar al menos una hora de música, de todo tipo y género. Bailarla, cantarla, tocarla en la guitarra o sencillamente escucharla, creo que la música es una de las más grandes alegrías de la vida. Por otra parte, debo confesar que tengo cosas malas que tampoco se ven en las redes. Soy extremadamente autoexigente, lo que, aunque identifico que me ha ayudado a progresar en muchos casos, también me juega en contra.

En fin, me parece inteligente aprovechar esta pregunta para afirmar: las redes, en muchísimos casos, no muestran todo de una persona, ni virtudes ni problemas. Hay mucho más fuera de la pantalla.

¿Qué te impulsó a realizar un emprendimiento con un impacto social tan grande? Cuando arrancaste con el proyecto, ¿imaginaste todo el alcance que iba a tener?

Los impulsos al comienzo de Háblalo fueron dos: ayudar a las personas con discapacidad que tanto lo necesitaban y, por otro lado, probarme a mí mismo que podía hacerlo. Esto último puede sonar un poco egoísta, pero no voy a mentir, como buen autoexigente no hay nada que disfrute más que un desafío contra mí mismo. Yo no tenía ni idea de cómo programar apps, así que me propuse, en un mes, aprender todo lo que pudiera y hacer algo que servía. Fue ese “desafío interno” lo que me permitió llegar a la primera versión de Háblalo que, aunque era bastante básica y con pocas funcionalidades, fue lo que comenzó con esta bola de nieve.

“Las redes, en muchísimos casos, no muestran todo de una persona, ni virtudes ni problemas. Hay mucho más fuera de la pantalla”

¿Qué te impulsó a realizar un emprendimiento con un impacto social tan grande? Cuando
arrancaste con el proyecto, ¿imaginaste todo el alcance que iba a tener?

-Los impulsos al comienzo de Háblalo fueron dos: ayudar a las personas con discapacidad que tanto lo necesitaban y, por otro lado, probarme a mí mismo que podía hacerlo. Esto último puede sonar un poco egoísta, pero no voy a mentir, como buen autoexigente no hay nada que disfrute más que un desafío contra mí mismo. Yo no tenía ni idea de cómo programar apps, así que me propuse, en un mes, aprender todo lo que pudiera y hacer algo que servía.
Fue ese “desafío interno” lo que me permitió llegar a la primera versión de Háblalo que, aunque era bastante básica y con pocas funcionalidades, fue lo que comenzó con esta bola de nieve.

“Nunca imaginé todo el alcance que iba a tener. Debo admitir que lo soñé, varias veces. Pero jamás creí que iba a llegar a convertirse en una empresa, en un proyecto exitoso, ni mucho menos ayudar a 100.000 personas”

Conocemos la historia de tu mamá, docente de niños con discapacidad auditiva. Puedes contarnos, ¿cómo fue tu experiencia con sus alumnos y cuáles fueron esas experiencias que más te tocaron para decidir desarrollar Háblalo?
-Mi hermano y yo nos criamos viendo como estos chicos y chicas sufrían tanto para cosas que a nosotros nos resultaban cotidianas. Decirlo, hasta el día de hoy, me resulta injusto. ¿Por qué yo puedo hacer una denuncia, pero un chico sordo no? ¿Por qué yo puedo ir a una consulta médica tranquilo mientras que una chica sorda no? Vivimos en un mundo de exoesqueletos que permiten a personas en silla de ruedas caminar, de cohetes que van al espacio y luego regresan, de avances tecnológicos sin precedentes… Sin embargo, ¿un sordo no puede tener una vida independiente, solo por su discapacidad? Me parece injusto.
Podría intentar enumerar experiencias chocantes o tristes que vi o me contó mi mamá de estas personas… Pero esta entrevista sería infinita. Para poner un ejemplo lo más gráfico posible: mi mamá un día tuvo que ayudar a una señora sorda que estuvo seis horas, sí, seis, en una comisaría intentando explicar que la grúa le había llevado el auto y no sabía a dónde ir a buscarlo. Creo que con eso digo todo.
Se habla mucho acerca de que la educación está quedando obsoleta ¿qué opinión tienes al respecto?
-Estoy totalmente de acuerdo. El futuro está cada vez más cerca, y el mundo ya se está empezando a adaptar. Yo veo que, no solo en Argentina, sino en nuestra región, una de
las deudas principales es la actualización de la educación. Y, a la vez, la educación es la única puerta de entrada al futuro. Pensemos lo siguiente: ¿cómo vamos a pretender construir un país (o región) próspero/a en el mundo de la inteligencia artificial, los autos autónomos, el internet de las cosas, y mucho más, si los jóvenes que van a ser la fuerza laboral hasta el 2080 hoy no están aprendiendo absolutamente nada relacionado a esos temas? No solamente la educación en materia tecnológica debería ser obligatoria en todas las escuelas, sino que se debería rever la forma de enseñar, la interacción con los
docentes, la incorporación de nuevas herramientas de aprendizaje y mucho más.
Ojo, no me malinterpreten, esto no lo digo de fundamentalista. Lo digo como testigo y eventual protagonista. Yo atribuyo todo lo que pude lograr hasta el día de hoy a mi educación, orientada a electrónica y desarrollo de software. A su vez, fui competidor y posterior profesor de robótica.
Finalmente, hoy me desempeño como Director de Innovación de las Escuelas ORT. Es por estas diversas experiencias por lo que afirmo que, en mi opinión, es imperativo que todos los chicos y chicas a lo largo y ancho de nuestro país empiecen a aprender tecnología, desde la edad más temprana posible.

“…saber que tengo llegada a miles de jóvenes, me hace tanto tomar responsabilidad como sentirme casi obligado a aprovechar la oportunidad para comunicar cosas positivas, con visión de futuro, con buena voluntad y la idea de construir, sumar y nunca restar”

Sería hipócrita, o al menos insensible de mi parte, pasar por alto el hecho de que yo estudié mi carrera técnica en una de las escuelas secundarias privadas más prestigio sas del país, teniendo acceso a tecnología de todo tipo, lo cual no es la realidad para millones de chicos de Argentina. Esto tiene que dejar de ser así, porque la tecnología es la herramienta igualadora más poderosa que existe. Es la puerta de entrada a una vida mejor, a un futuro próspero, a un conocimiento interminable. Privar a millones de personas de eso, sencillamente porque no viven en la Capital Federal o no pueden costear una es cuela privada, es un error garrafal. Todos los chicos deben tener al menos la chance de ingresar al impresionante mundo de oportunidades que brinda la tecnología. Solo así vamos a poder tener un lugar en el mundo del futuro, que está más presente que
nunca. Las competencias que se necesitan para el trabajo del futuro (más en contexto pandemia y transformación digital) son justamente las que has desarrollado a lo largo de estos últimos años.

¿Estás consciente de que eres inspiración para las nuevas generaciones? ¿Qué mensaje le das a los jóvenes que están escogiendo sus caminos de desarrollo?

-Sinceramente me cuesta un poco asumirlo. A veces mucha gente cree que soy un iluminado o que tengo alguna clase de inteligencia superior. Nada más lejano. No soy más que un pibe de Caballito que vive con los padres y quiere hacer una diferencia en el mundo, como tantos otros. Es cierto que, saber que tengo llegada a miles de jóvenes, me hace tanto tomar responsabilidad como sentirme casi obligado a aprovechar la oportunidad para comunicar cosas positivas, con visión de futuro, con buena voluntad y la idea de construir, sumar y nunca restar. Esto lo aplico en todo sentido. Tanto en el ámbito de la
tecnología o la educación, como venimos charlando, como en la política, la vida laboral, la carrera académica… Intento comunicar contenido que aliente a miles de chicos y demostrar que, por tener más seguidores en las redes que el promedio, o salir en algún programa muy visto de televisión, no soy nada especial, soy un humano con errores y miedos como cualquier otro, realidad que muchas veces se distorsiona en la época de los “me gusta” y los “followers”. Si pudiera dejar un solo mensaje a los jóvenes es: sea más responsables. Heredamos un mundo con muchísimos desafíos, tanto positivos como negativos. A mí me
gusta decir que somos la generación bisagra que tiene la responsabilidad de poner en práctica todo el conocimiento recolectado por las generaciones pasadas, para habilitar a las futuras a convertirse en lo más cercano posible a aquella especie que soñaban los autores de ciencia ficción… De la utópica, claro. Este es el momento para poner manos a la obra. Nuestro momento. Las nuevas tendencias en los mercados indican la importancia de saber interpretar y analizar los datos que se pueden recopilar, para así ofrecer soluciones customizadas a los usuarios.

¿Cómo es la experiencia de Háblalo con respecto al tratamiento de datos y la creación de nuevos proyectos a partir de ese análisis?

-La extracción y análisis de datos es un tema muy sensible y crucial para este futuro del que hablamos. Es algo que nos toca a todos. Aunque debo advertir que no soy ningún experto en la materia, es cierto que dentro de Asteroid trabajamos sobre estos temas por distintas razones. Por un lado, asegurar que los datos de nuestros usuarios están protegidos y no son utilizados para ninguna clase de fin comercial. Nosotros trabajamos con personas con distintas discapacidades alrededor del mundo y no transaccionamos de ninguna manera con esa data. Es importante que los usuarios lo sepan y poder transmitirles ese compromiso. Por otra parte, claro que esos datos son la puerta de entrada a un mundo de oportunidades y comodidades, no solo para nosotros sino para cualquier empresa, grande o pequeña. El análisis de datos nos permite saber de primera mano qué les gusta a los usuarios, qué preferencias tienen, qué partes de nuestro producto no utilizan con frecuencia y por qué, entre muchas otras cosas. Esta es una herramienta muy poderosa que, como todas las de su clase, debe ser usada con la mayor responsabilidad
posible.

Entendemos que la aplicación ha abierto nuevas oportunidades laborales para muchas personas con limitaciones auditivas, ¿tienes datos/métricas concretas de este tremendo aporte?

-Sinceramente no contamos con métricas que nos indiquen exactamente cuántas personas trabajan o tienen más oportunidades laborales gracias a Háblalo. Si sabemos que son
muchas, por mensajes y testimonios que nos han llegado. Estamos seguros de que hay muchas más que la utilizan para esa clase de actividad y nosotros no nos hemos enterado aún. Sin ir más lejos, hace no mucho me encontré de pura casualidad con una publicación en LinkedIn de un emprendedor de San Juan que había hecho una entrevista laboral con
un postulante sordo. Él contaba en esta red social que se sorprendió al ver que el postulante se comunicaba con una app que él no conocía. La app, claro, resultaba ser Háblalo. El postulante, no mucho después, fue contratado para el puesto. La alegría
que me hace sentir esto es difícil de poner en palabras.

Sabemos que la tecnología llegó para facilitar y ayudar a las personas a ser más productivas (automatizando muchas tareas del día a día), desde tu experiencia y conocimiento, ¿cuál es tu aporte para las organizaciones?

Esto, otra vez, daría para una respuesta de muchísimas páginas. Podríamos charlarlo durante horas. No obstante, podría intentar resumirlo diciendo que nunca en la historia de
la humanidad fue tan bajo el riesgo de empezar un emprendimiento/ empresa/organización, ni tan alta la recompensa. La tecnología permite a las compañías ser increíblemente más productivas, ágiles, eficientes y responsables. Permite tener una relación mucho más estrecha y prolífica con los usuarios o consumidores. Permite lograr cosas inimaginables, innovar como nunca. No es exclusivamente la tecnología de forma tangible, sino también las causas del avance tecnológico, lo que pintan un mucho mejor panorama para las organizaciones. Es decir, hoy vivimos en un mundo de acceso a la
información instantáneo, de un altísimo nivel de globalización. Esto es un escenario beneficioso para las compañías y su desarrollo. Aunque, claro, esto no viene sin riesgos: muchas compañías “clásicas”, por llamarlas de alguna manera, se ven obligadas a
pivotear y reinventarse rápidamente para adaptarse a los nuevos paradigmas. Muchas lo logran y salen fortalecidas… Otras no tanto.

“La tecnología permite a las compañías ser increíblemente más productivas, ágiles, eficientes y responsables. Permite tener una relación mucho más estrecha y prolífica con los usuarios o consumidores. Permite lograr cosas inimaginables, innovar como nunca”

Pudiste identificar uno de tus propósitos a partir de conocer tus talentos y la necesidad de una comunidad. Actualmente ¿con qué propósitos estás conectando?
-Hoy me doy cuenta de que, gracias al propósito inicial, fui conociendo muchos propósitos nuevos, aunque creo que los principales son dos: uno es el intentar, desde mi lugar, empujar para que Argentina sea un lugar mejor. Toda la vida tuve un sentimiento patriótico muy grande, amo a mi país desde que tengo memoria, hasta me emociono con el himno, imagínense… Por eso me entristece verlo mal, en constante conflicto y ver a mucha parte de la sociedad resignada, a veces con algo de razón. Me gusta fomentar en mis redes sociales el empujar para adelante por el país, el no rendirse, porque podemos tener un gran futuro por delante.
El segundo es algo que me cayó hace poco, pero que valoro mucho. Una de las cosas que podemos aprender del método científico es que el conocimiento no sirve de nada si lo guardamos para uno. Imaginemos si Newton nunca hubiera compartido su teoría gravitatoria, por poner un ejemplo. No tendría sentido, el impacto no se hubiera logrado.
Eso es por lo que, desde hace no mucho, me di cuenta de que compartir mis experiencias y aprendizajes con la comunidad y más que nada con los jóvenes, es uno de mis propósitos mayores.
A partir, particularmente, del curso de emprendedorismo e innovación que estoy dictando en las Escuelas ORT, puedo canalizar ese objetivo o propósito. También lo hago con charlas, conferencias y hasta vivos de Instagram. Siempre hay una buena excusa para aprender algo nuevo, ¿no?

¿Ya tienes mapeado nuevos caminos para tus proyectos? ¿cuáles son tus aspiraciones a corto y mediano plazo?
-Debo decir que mi plan o camino mapeado ha cambiado mucho gracias a (o más bien, por culpa de) la pandemia. Desde Asteroid tenemos muchos proyectos que tuvimos que mover para 2021, como nuevas apps para asistir a personas con otras discapacidades o una gran iniciativa para hacer Háblalo accesible a las personas que no se pueden desplazar de ninguna manera. Pero, a la vez, hay otros proyectos personales en los que estoy embarcado que espero se concreten en breve. Por ejemplo, la publicación del libro sobre el futuro de la tecnología que escribí junto a mi hermano Augusto, que es inminente.

“…Una de las cosas que podemos aprender del método científico es que el conocimiento no sirve de nada si lo guardamos para uno. Imaginemos si Newton nunca hubiera compartido su teoría gravitatoria, por poner un ejemplo. No tendría sentido, el impacto no se hubiera logrado”

Mi visión al corto y mediano plazo, además de terminar mi carrera de postgrado, claro, es seguir ampliando el modelo de negocios de Háblalo para, además de sostener la compañía en el tiempo, poder lograr un impacto más grande tanto en las personas con discapacidad como en las organizaciones que lo adoptan, para crear una inclusión más genuina y un cambio más tangible en la manera en la que la sociedad se adapta para dar igualdad de
oportunidades a personas con discapacidad. Mientras tanto, me gustaría seguir contagiando a muchísimos jóvenes del espíritu emprendedor, de las ganas de aprender tecnología y, fundamentalmente, de las ganas de no rendirse y luchar para que nuestro país tenga un futuro próspero en el mundo del S.XXI.

Según tu experiencia ¿qué significaría InteligenciaArtificial para los negocios y cómo funciona la analítica?
-Yo creo que la incorporación de Inteligencia Artificial en todo tipo de estrato de nuestra sociedad es absolutamente inminente. De hecho, ya empezó a suceder. Los avances en Deep Learning, como los publicados recientemente por la organización OpenAI, nos sirven como un pequeño “tráiler” del mundo que se viene, con un nivel de automatización difícil de creer, con softwares capaces de resolver todo tipo de consultas, desafíos y tareas.
Sin embargo, enfocado en el ámbito de los negocios, esta abre una cantidad de puertas impresionante, igual que el análisis de datos que hablábamos antes, con ideas similares. El mundo de la inteligencia artificial no hace más que llevar nuestras capacidades al extremo, dándonos la chance de lograr cosas que nunca antes habíamos imaginado y sobrepasar fronteras que antes parecían inalcanzables. Esto, para el sector privado, es una oportunidad histórica de crecimiento, igual que para el resto de la sociedad.


¿Qué consejos les darías a todas aquellas personas que deseen realizar emprendimientos/proyectos a partir de la analítica de datos?
-Creo que no solamente en analítica de datos, sino en cualquier cosa que se relacione a emprender, hay muchísimas habilidades, formas de pensar y ver las cosas que, de alguna u otra forma, aumentan las chances de “éxito” de los emprendimientos. En este sentido, podría hacer muchísimas recomendaciones. Sin embargo, siento que deberíamos empezar por una advertencia fundamental: cualquier libro, persona, podcast, video o material de
cualquier tipo que afirme que tiene “las tres claves del éxito para emprendedores”, miente

“…me gustaría seguir contagiando a muchísimos jóvenes del espíritu emprendedor, de las ganas de aprender tecnología y, fundamentalmente, de las ganas de no rendirse y luchar para que nuestro país tenga un futuro próspero en el mundo del S.XXI”

No existe ninguna clase de fórmula prefabricada para el éxito de un emprendimiento, porque cada uno de ellos es un universo en sí mismo, más aún en el ámbito tecnológico. Lo que, sí podemos hacer, es estar preparados para afrontar el camino. ¿Por qué? Porque muchas veces los medios, las redes sociales y los distintos canales de difusión, muestran a los emprendedores como millonarios que viven vidas de lujo y que tienen todo resuelto. Esto prácticamente nunca es así. Emprender es un camino duro, con más días tristes o difíciles que alegres y buenos. Es un camino lleno de fracasos, de tropezarse con piedras y volver a levantarse una y otra vez, plagado de desorden, dudas, miedos, aprendizajes, y mucho más. Lo que yo creo que debemos hacer para emprender, en una primera instancia, es estar seguros de que estamos dispuestos a afrontar el enorme desafío.
Una vez que tomamos la decisión y saltamos a la pileta, el error más grande que podemos cometer es, al primer gol, creernos que somos Messi.
Desde mi punto de vista, uno de los peores enemigos del emprendedor, es el emprendedor mismo. Y el emprendedor que se cree que nada le va a salir mal, que ya no tiene nada por aprender, que es mejor que los demás, está destinado al fracaso. Emprender es, entre muchas otras cosas, un camino de humildad, de ver las cosas desde distintos ángulos, de aceptar que uno sabe que no sabe nada, y estar dispuesto a aprender todo lo posible, escuchando más de lo quese habla.

¿Cuál es tu reflexión dirigida a las organizaciones?
-Si tuviera que extraer una reflexión de estas líneas es que, contrario a lo que tendemos a creer, absolutamente nada está inventado. El futuro es un océano de posibilidades, de todo tipo, para todo tipo de organizaciones e individuos en cualquiera sea el rubro que se desempeñen. Es el momento para nosotros, los que impulsamos iniciativas privadas, de parar la pelota, analizar el panorama, estudiar los riesgos, tomar responsabilidad, entender lo que el mundo necesita, y va a necesitar, y empezar a empujar para adelante. Muy probablemente haya que eludir a muchísimos defensores, que la cancha esté en malas condiciones, nos tropecemos alguna que otra vez y hasta nos lesionemos…
Al final del día, el arco está ahí, esperando a que metamos el gol.

“Nunca el arco estuvo tan cerca, nunca el arquero tan despistado.
Es ahora. Vamos para adelante”.

Mateo Salvatto | Co-fundador, CEO @Asteriod | Campeón Internacional de Robótica | Creador de la App Háblalo

Julieta Cumbo
Strategy, Analytics & Technology | Chief Marketing Officer at PDA International Inc.

Articulos relacionados

La nueva normalidad en la Gestión de las personas

“Administración de Personal”, “RR.HH.”, “Capital Humano”… muchas son las denominaciones que se fueron dando al área según la transformación que fuimos transitando a través de los años. Sin embargo, hoy estamos ante una...

100 + 100 + 265 días…

El mundo se tomó 100 días. Eligió como debía ser, la salud sobre la economía, esperando aplanar las curvas y que aparezca...

Néstor Braidot: no estamos en una nueva normalidad, es una nueva realidad

El mundo de las organizaciones requiere nuevas maneras de aprender, hacer y crear quepermitan comprender y estar a la par del entorno....

Dejar respuesta

Por favor, ingresa tu comentario!
Por favor, ingresa tu nombre

Stay Connected

4,381FansMe gusta
2,073SeguidoresSeguir
2,150suscriptoresSuscribirte
- Advertisement -

Más populares

¿Qué sigue después de la Transformación Digital?

La pandemia por COVID-19 produjo una alerta mundial: la transformación digital no es más una opción. Es necesario comprender los cambios de...

La nueva normalidad y su desafío al retail

La pandemia se ha convertido en una gran referencia con la que medirse en términos de transformación digital. Algunos dicen que en...

El trabajo ha muerto, la visión de un especialista en crisis organizacional

En medio de una crisis global, el creador de Lîla, el juego de la creación lanzó su libro: El trabajo ha muerto...

La nueva normalidad es Data Driven

En los últimos años hemos experimentado un estallido de tecnología digital y como consecuencia de ello: la generación de millones de datos...

Fever, impulsando las experiencias digitales

Las experiencias son nuestra forma de conocer el mundo, las personas no sentimos emociones aisladas, sino que las vivimos. Cada día nos...