federicomuttini

El Director de Advice Consulting en Uruguay, experto de los mercados laborales latinoamericanos nos comparte sus comentarios sobre el teletrabajo, el futuro del trabajo y la “nueva normalidad” en las organizaciones.  

Hablamos de teletrabajo, low touch economy ¿cuáles fueron las acciones que con la “nueva normalidad” llegaron para quedarse? 

  • Advice realizó un relevamiento para conocer la opinión de los trabajadores respecto al teletrabajo o homeoffice, antes y después del COVID-19. Dicha consulta se fue realizada entre el 26 de agosto y el 3 de setiembre. La muestra es de 205 participantes de diversas empresas. Ante la pregunta: ¿te gusta el teletrabajo?, siendo las opciones, 1 no me gusta para nada y 5 me encanta el teletrabajo; el 44% respondió que le encanta, el 32% que le gusta mucho y el 19% que le gusta. Sólo el 4% respondió que no le gusta y apenas el 1% que no le gusta para nada. Al cruzar los datos, observamos que el 86% de la Generación Z (los nativos digitales de 24 o menos años de edad) prefieren el trabajo desde la casa, que el 71% de los Millennials (quienes tienen entre 25 y 40 años) les gusta mucho o les encanta el teletrabajo. 

Quizás sorprende que el 82% de la Generación X que participó en la consulta – es decir aquellos entre 41 y 55 años – prefieran el trabajo a distancia, siendo una generación claramente habituada a lo presencial. Al solicitar que cada persona marcara cinco de los beneficios – en una lista de diez – que implican este tipo de actividad, el 68,5% respondió que pierde menos tiempo en el transporte, el 52,5% consignó que eran más productivos, y en igual % (52,5) los que consideraban que ahorraban en almuerzo y traslado. El 50,8% considera que tiene más autonomía y el 46,4% que mejora su calidad de vida y comparte más tiempo con la familia, entre los principales factores positivos de este tipo de trabajo. 

Con el inicio de la pandemia los rankings de los profesionales más demandados en todo el mundo han sufrido modificaciones ¿Cómo has visto esta tendencia en LATAM y especialmente en Uruguay? 

  • En un contexto complejo y dinámico, todos los días, las personas, las empresas y las instituciones, toman decisiones en el mercado de trabajo. Brindar información de las características, medir, analizar y anticipar las tendencias de éste es el objetivo principal del Monitor de Mercado Laboral que Advice publica mes a mes en Uruguay. Revisando los informes observamos que entre marzo y agosto de este año se publicaron en los principales portales laborales más de 8.500 cargos en el país. Si bien los cargos más solicitados se mantienen en el ranking a nivel general (el podio histórico es vendedor, chofer y administrativo, en ese orden), aparecen con mucha fuerza los trabajos tecnológicos (desarrolladores, ingenieros de datos, cargos digitales diversos), profesionales de seguridad de la información y vacantes en el campo de la salud. 

¿Cuáles fueron los desafíos que tuvieron que enfrentar este año en Advice y cuáles fueron las acciones que tomaron?  

  • Con la llegada de la pandemia el primer desafío era cuidar a nuestro equipo (45 personas) y continuar prestando servicios de calidad a nuestros clientes. Ampliamos el programa piloto de teletrabajo que ya estaba funcionando con éxito en la compañía, incluyendo al 100% de los colaboradores – poniéndolo en marcha en 48 horas – en base a un trabajo muy profesional y comprometido del equipo de Sistemas y Tecnología. Y comenzamos a prestar el 100% de los servicios a clientes en forma digital, contando con una aceptación inmediata y una muy buena evaluación de la satisfacción en relación con los servicios. 

¿Cómo piensas que va a ser el futuro del trabajo en cuanto al reclutamiento digital?  

  • La transformación digital está cambiando los procesos de captación de talento. Las entrevistas convencionales entre candidato y empresa están perdiendo efectividad. Por esa razón las organizaciones están optando por el reclutamiento digital. La adopción de la tecnología para reclutamiento se está acelerando ya que los empleadores han tenido que digitalizar sus procesos de atracción y selección. Herramientas que permiten realizar filtros automatizados de candidatos postulados por diferentes fuentes, conectadas con evaluaciones virtuales y entrevistas en video “On Demand” (grabadas), están siendo muy demandadas por las empresas porque facilitan y aportan productividad al trabajo permitiendo mantener una estructura integral de procesos y posicionando fuertemente la marca empleadora.  

Las videollamadas tradicionales, como Zoom o Skype pueden hacer el trabajo de conectar un reclutador con un candidato, pero no se integran a la gestión del proceso y son canales que ocupan mucho tiempo a los reclutadores, sin garantía de éxito en la entrevista. No ofrecen la flexibilidad horaria para gestionar productivamente la intervención de todos los participantes del proceso de selección. Las plataformas especializadas aseguran evaluaciones precisas y eficaces de los postulantes y permiten realizar exitosos fits con las vacantes. Facilitan el trabajo y brindan mucho bienestar al equipo de selección, postulantes y clientes, facilitación y optimizando sus agendas y mejorando los resultados de contratación durante y post pandemia.  

En Advice hemos implementado soluciones digitales para reclutamiento y selección que incluyen, entre otros, video-entrevistas (Ventrevista) asincrónicas (on demand) digitales y evaluación en línea (PDA Assesment) que analizan y describen el perfil conductual de las personas. Es fácil de usar y permite identificar motivadores, tendencias naturales de comportamiento y, además, predecir comportamientos en entornos laborales. 

 ¿Cuáles son las competencias a desarrollar en el mercado laboral actual? 

  • El aprendizaje como la primera a desarrollar. Charles Fadel escribe sobre la Educación o aprendizaje en cuatro dimensiones, que son: conocimientos, habilidades, actitudes y seguir aprendiendo – como una habilidad más. Quebrar modelos mentales fijos, tener mentalidad de crecimiento, reflexionar sobre los procesos de pensamiento, creatividad, pensamiento crítico, resolución de problemas, comunicación, colaboración, conciencia plena, curiosidad, valentía, resiliencia, ética y liderazgo forman parte de las competencias, habilidades y actitudes que necesitamos desarrollar. 

¿Qué perspectivas ves de los jóvenes en LATAM conociendo que la mayoría de los universitarios prefieren buscar futuro en países con mayores libertades y estabilidad económica? 

  • Según un informe de marzo 2020 de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), la cantidad de jóvenes que no trabajan, ni estudian o reciben formación (“nini”) es cada vez mayor; las mujeres jóvenes tienen más del doble de probabilidades de verse afectadas que los hombres. Demasiados jóvenes en LATAM se desvinculan de la enseñanza y del mercado de trabajo, lo que puede perjudicar a su futuro a largo plazo, y en última instancia, socavar el desarrollo socioeconómico de su país.  

Otro informe de OIT, de agosto 2020, indica que de los jóvenes que estaban estudiando o que combinaban los estudios con el trabajo antes del comienzo de la crisis fueron afectados. La amplia mayoría experimentaron el cierre de las escuelas, pero no todos pudieron hacer la transición al aprendizaje en línea y a distancia. En efecto, la pandemia de COVID-19 ha dejado a uno de cada ocho jóvenes (el 13%) sin acceso a los cursos, a la enseñanza o a la formación; esta situación fue particularmente crítica entre los jóvenes que viven en países de ingresos más bajos, y pone de relieve las enormes brechas digitales que existen entre las regiones. 

 A pesar de que las escuelas y las instituciones de formación no escatimaron esfuerzos para asegurar la continuidad a través del aprendizaje en línea, el 65% de los jóvenes indicaron que habían aprendido menos desde el inicio de la pandemia, el 51% creía que su educación se retrasaría, y el 9% temía que su educación se vería menoscabada e incluso fracasaría.  

La pandemia también está teniendo graves repercusiones en los trabajadores jóvenes, al acabar con sus empleos y socavar sus perspectivas profesionales. Uno de cada seis jóvenes (el 17%) que estaban trabajando antes del inicio de la pandemia dejaron de trabajar totalmente, en especial los trabajadores de menor edad, de entre 18 y 24 años, y los trabajadores ocupados en la prestación de apoyo administrativo, los servicios, las ventas y la artesanía y oficios conexos. Las horas de trabajo de los jóvenes empleados disminuyeron casi una cuarta parte (a saber, un promedio de dos horas al día) y dos de cada cinco jóvenes (el 42%) indicaron una reducción de sus ingresos. Sin dudas, queda mucho por hacer por nuestros jóvenes en LATAM. 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here